Consulta nuestra base de datos

No se vale tanto odio

enero 25, 2021

El Parlamento de Honduras aprobó una reforma constitucional para restringir, aún más, el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres, específicamente, el acceso al aborto.

La segunda semana de enero Honduras fue noticia por dos lamentables motivos. Por una parte, la represión a la que se enfrentaron miles de personas migrantes de aquel país durante su paso por Guatemala con la esperanza de llegar a Estados Unidos y ser bien recibidas por la nueva administración de Joe Biden. Por otra, el Parlamento de Honduras aprobó una reforma constitucional para restringir —aún más— el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres, específicamente, el acceso al aborto.

Recordemos que Honduras tiene una de las legislaciones más restrictivas sobre aborto en todo el mundo. Es uno de los países de América Latina donde el aborto se encuentra prohibido en su Código Penal bajo todas las circunstancias: no es posible abortar legalmente ni siquiera cuando el embarazo es producto de violación o pone en riesgo la salud de las mujeres. Además, también la anticoncepción de emergencia está prohibida en todos los casos.

La Constitución de Honduras ya establecía que “al que está por nacer se le considerará nacido para todo lo que le favorezca dentro de los límites establecidos por la Ley”Sin embargo, lo más preocupante de la propuesta del diputado Mario Alonso Pérez López es que se agregó a dicha redacción que, además, se considera prohibida la práctica de cualquier interrupción de la vida y que cualquier intento de derogación o modificación del artículo debe ser aprobado por las tres cuartas partes de los miembros del pleno del Congreso Nacional. Es decir, no conformes con las actuales restricciones al aborto, se apostó por bloquear desde la Constitución cualquier intento de avance legislativo al respecto.

El Parlamento decidió hacer caso omiso a los llamamientos tanto de organismos internacionales de derechos humanos como de defensoras de derechos humanos de la región y el 21 de enero aprobó la reforma, en una votación que se llevó a cabo en una sesión virtual y sin las tres sesiones de debate que ameritaba el asunto por tratarse de una reforma constitucional. Por si ello fuera poco, de último momento se aprobó también, en la misma discusión, una reforma para prohibir avances en materia de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esta reforma aún debe pasar un proceso de ratificación, que puede suceder en cualquier momento a partir de este lunes 25 de enero. Es lamentable que, ya entradas en el siglo XXI, cualquier país o autoridad estatal continúe tratándonos como menos que ciudadanas. No se vale tanto odio, no es aceptable que desde el Estado se legitime la intromisión a nuestra vida privada y a nuestros cuerpos.

Si quieres apoyar que esta ratificación no se cumpla y hacerle saber al Parlamento de Honduras que las mujeres en todo el mundo les estamos vigilando, puedes consultar las redes sociales de Somos Muchas Honduras.

¿Por qué en GIRE nos importa este posible retroceso y por qué creemos que más feministas y defensoras de derechos humanos tenemos que hablar de lo que está pasando en Honduras? Hay varias razones:

  • Porque todas las mujeres cis y las personas que tenemos útero, sin importar nuestra ubicación geográfica, edad, orientación sexual, ni cualquier otra situación, estamos expuestas a quedar embarazadas en algún momento de nuestras vidas, ya sea por una relación sexual consentida o por vivir violencia sexual. Ello conlleva que en ocasiones necesitemos abortar, ya sea porque el embarazo es producto de violencia sexual y nunca estuvo en nuestros planes, o por cualquier situación personal por la que tomemos la decisión de que no queremos parir. Y cuando tomamos la decisión de abortar, necesitamos hacerlo de forma segura. Pero persisten legislaciones, como la de Honduras, que criminalizan las decisiones más básicas e importantes sobre nuestros cuerpos.
  • Porque a lo largo de los años hemos visto cómo los movimientos antiderechos se articulan en toda la región para impedir avances legales para el reconocimiento de nuestra autonomía y el avance de derechos humanos. Ejemplo de ello es la conocida campaña #NoTeMetasConMisHijos. No podemos permitir que iniciativas de este tipo sean aprobadas, ni en Honduras ni en ningún lugar del mundo.
  • Por algo tan simple como recordar que ninguna de nosotras será libre hasta que todas seamos libres.

#DerechoADecidir #AbortoLegal #SomosMuchasHN

@GIRE_mx

Compartir:

Artículos relacionados

El debate en la Corte sobre gestación subrogada II

Justicia reproductiva a 10 años de la reforma de derechos humanos

El debate en la Corte sobre gestación subrogada

La esterilización no consentida constituye violencia obstétrica