En México se le echa limón a todo. En GIRE le echamos feminismo a todo. Es una forma de vivir y convivir, tan cotidiano como el limón.

Hablemos del aborto


Hace unas semanas, más de 130 mujeres de 29 estados de la República mexicana se reunieron en la Ciudad de México para el encuentro “Hablemos del aborto”, organizado por GIRE, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, Fondo María y Fondo Semillas.

Fue una oportunidad para que organizaciones de la sociedad civil y activistas de diferentes ciudades tejieran redes, discutieran acerca de las narrativas utilizadas en relación al tema de aborto y buscaran nuevas formas de fortalecer la voz que está resonando por todo el mundo, en un contexto de retrocesos conservadores (Brasil, EUA, etc.) en algunos lados y de enormes saltos hacia adelante en otros (Argentina e Irlanda).

Fue un espacio enriquecedor donde se invitó a las participantes a ser autocríticas sobre las narrativas empleadas y salir del lugar común en la manera en que hablamos del aborto. Con este encuentro quedó claro que el movimiento a favor de los derechos reproductivos se ha hecho posible en colaboración con otros movimientos y que no se trata solamente de hablar de que el aborto sea legal o no, sino del acceso al servicio y de cómo viven las mujeres este acceso.

Cinco mujeres que participaron en el evento nos dijeron por qué es importante hablar de aborto.

Estefanía, Nuevo León, 36 años

Tenemos que hablar del aborto porque es una realidad presente en todo el mundo. No podemos hacer como que no existe, al contrario, debemos empezar a discutirlo, ponerlo sobre la mesa, y hacerlo desde enfoques científicos, de justicia social, salud pública, y sobre todo desde los derechos humanos de las mujeres, para poder visibilizarlo, quitar el estigma y despenalizarlo, en primera estancia, socialmente.

 

Eunice, Sinaloa, 23 años

Porque las mujeres han muerto, están muriendo y van seguir muriendo mientras no se les garantice un servicio de salud digno que actualmente sólo tienen el privilegio de tener las mujeres de la alta clase con posibilidades económicas. Porque desgraciadamente las más vulnerables son las mujeres pobres, en colonias populares, y ellas van a seguir sin la oportunidad de viajar a la CDMX, haciéndolo de forma clandestina e insegura. Es importante hablarlo porque podemos generar condiciones seguras, porque el Estado tiene las formas de hacerlo, pero no está poniéndolo en la mesa. Es importante hablarlo porque no es sólo el derecho de decidir, sino de ser libre, y el derecho a la dignidad.

 

Massiel, Colima, 30 años

Porque entre más posicionamos el tema y visibilizamos tanto las experiencias como los relatos reales, las problemáticas, podemos posicionar el tema adentro de una agenda política, tratar de quitar el estigma social y abordarlo desde una cuestión positiva, creyendo que es una decisión de cada mujer, y tiene que ver con una cuestión de justicia social y derechos humanos.

 

Tania, Baja California Norte, 27 años

Hablar de aborto es hablar de autonomía, de independencia. En el contexto en el que vivimos, en un México lleno de violencia contra nosotras, hablar de aborto es hablar de libertad. Creo que el aborto es un espacio contrario a eso que vivimos. Estos espacios son importantes porque permiten vincular nuestras resistencias y luchas, y darnos cuenta de que no estamos solas. Somos muchas las que estamos resistiendo, en todos los estados, en todos las frentes, haciendo un trabajo por hacer del derecho a decidir sobre nuestros cuerpos una realidad.

 

Yannick, Michoacán, 29 años

Porque es importante distinguir que la decisión de abortar es individual, pero la discusión sobre su legalización es un debate público. Tenemos que hablarlo porque socialmente no podemos permitir que existan esas brechas de desigualdad. ¿Quiénes abortan? Somos las mujeres. Pero no todas las mujeres tienen el acceso a la información para tener un aborto seguro, que es lo que queremos, que sea un aborto seguro, gratuito, acompañado. Abortar no está mal. Abortar es una opción más como las tantas que tenemos en la vida. Abortar, seguir con un embarazo, tener hijos, no tener hijos, casarse, no casarse, estudiar o no estudiar. Entonces, si queremos construir una sociedad justa y libre, necesitamos personas que nos formemos con este tipo de convicciones y que respetemos la pluralidad de los pensamientos y los planes de vida. ¡Hablemos de aborto!


7 noviembre 2018


¿Te gustó este artículo?

GIRE es una organización sin fines de lucro.
Súmate con un donativo deducible de impuestos