En México se le echa limón a todo. En GIRE le echamos feminismo a todo. Es una forma de vivir y convivir, tan cotidiano como el limón.

La Marea Verde sube y sube


Por Ana Sandra Salinas

La luna es la responsable de las mareas en los océanos. Su fuerza hace que el agua vaya hacia ella. Nuestro cuerpo es sabio y siempre encuentra la forma de expresarse, a veces tranquilamente y a veces de maneras desbordantes. Lo mismo sucede con la lucha por el reconocimiento de nuestros derechos: de forma individual o articuladas, seguimos, nos empujamos, formando esta Marea Verde.

via GIPHY

 

“Ana, estoy preocupada porque estaba escuchando las noticias y el locutor dijo que ahora todas las mujeres que aborten, sin importar la causa, irán a la cárcel, porque así lo había ordenado la Suprema Corte de Justicia de la Nación. ¿Eso es verdad? Tengo miedo”. ¡Nooo!, respondí. Esto es un fragmento de una charla que tuve con una de las mujeres que desde GIRE acompañamos en su proceso de búsqueda de justicia, al ser criminalizada por ejercer su derecho a elegir sobre su destino reproductivo.

Mientras conversábamos, los y las ministras de la Corte discutían el proyecto sobre la constitucionalidad de la “protección a la vida desde el momento de la concepción” en Sinaloa. Al resolver, entre otras cosas, establecieron que el derecho a la vida debe entenderse como el derecho a la autonomía reproductiva, incluido el aborto, y que la “protección a la vida desde la concepción” de ninguna forma debe traducirse como una limitación a los derechos de las personas ya nacidas; es decir, el derecho a decidir de las mujeres y personas gestantes no puede restringirse argumentando la protección a la vida.

Dos días antes, en un fallo histórico, al resolver la Acción de Inconstitucionalidad sobre el aborto en el Código Penal de Coahuila, la Corte estableció con toda claridad que el Estado mexicano no debe sancionar a las mujeres y personas gestantes por decidir interrumpir su embarazo, pues hacerlo vulnera su dignidad, limita su autonomía, es discriminatorio y atenta contra sus derechos reproductivos; resolución que tiene carácter obligatorio para las y los jueces de todo el país.

aborto es ley

En otras palabras: la Marea Verde sube y sube, y esta semana pasó de las calles a inundar al máximo tribunal del país, al precisar que criminalizar a las mujeres y personas gestantes por decidir si continuar o no con un embarazo atenta contra su dignidad, contra su autonomía reproductiva y —por encima de creencias personales, religiosas o de cualquier otra índole— no puede tener cabida en un Estado laico.

En México se debe garantizar el derecho a decidir de las mujeres y personas con capacidad de gestar. A partir de ahora, las y los jueces del país, al resolver casos relacionados con aborto, tienen la obligación de observar lo dicho por la Corte. ¡Que la Marea Verde inunde los juzgados!

En concreto: la mujer o persona gestante que aborte no es una delincuente.

 

Pero, ¿por qué el delito de aborto sigue existiendo en los códigos penales? Este delito deberá eliminarse del Código Penal de Coahuila, y esta tarea corresponde a las y los legisladores de esa entidad. Pero también es un llamado para los poderes legislativos de todo el país, un recordatorio de que están en deuda con nosotras y que tienen en sus manos el reformar las disposiciones locales para armonizar sus leyes y eliminar todas aquellas normas que violen nuestros derechos. ¡Que la Marea Verde inunde los Congresos!

La Marea Verde sube y sube. La protesta y los gritos que al unísono han llenado las calles están dando frutos y lo seguirán haciendo; pero es preocupante que la información se distorsione o no llegue a los puertos donde tiene que llegar: difundir información veraz es vital.

Para las mujeres, desde tiempos antiquísimos, los lamentos y sollozos son las expresiones de protesta que socioculturalmente son aceptadas. Puedes llorar, puedes lamentarte, pero no alces la voz; ríe, pero no a carcajadas; enójate, pero no frunzas el ceño y continúa sonriendo; quéjate, pero con resignación. ¿Te suena familiar? Seguro que sí. Esto es parte de lo que ha llevado a normalizar, invisibilizar y perpetuar las violencias que vivimos.

Marea Verde Mira cómo nos ponemos

¿Qué es lo que enoja tanto? ¿La pintura verde-violeta que “contamina” al monumento o que el muro sea lienzo para las voces que se niegan a ser silenciadas?

¿Qué es lo que enoja tanto? ¿Las calles repletas de mujeres y personas exigiendo sus derechos? ¿Que con las marchas las ciudades colapsen? ¿Y qué pasa con las protestas virtuales? ¿Las redes también colapsan?

La Corte analiza desde una perspectiva de derechos y esa perspectiva fue la que condujo a estas decisiones. Entonces, ¿qué es lo que enoja tanto?

El camino por la búsqueda de justicia y el respeto a nuestras libertades está minado por detractores, personas que niegan nuestros derechos, personas que —valiéndose del privilegio que les da ocupar ciertos espacios— pretenden imponer políticas de terror y desinforman. Por ello, pero sobre todo por nosotras, por mí y por mis amigas (mis amigas son todas), continuaremos alzando la voz, decididas a protestar en mayúsculas, en todos los espacios y en todas sus formas. #QueSubaLaMarea

Por Ana Sandra Salinas, @anasandrasp

Ana Sandra es abogada, defensora de derechos humanos, agridulce y hacedora de ideas. Sus raíces son una mezcolanza entre lo michoacano y lo citadino. Forma parte del equipo de GIRE


10 septiembre 2021


¿Te gustó este artículo?

GIRE es una organización sin fines de lucro.
Súmate con un donativo deducible de impuestos