En México se le echa limón a todo. En GIRE le echamos feminismo a todo. Es una forma de vivir y convivir, tan cotidiano como el limón.

#UnDíaSinNosotras


Se les dijo, se les advirtió, incluso se les repitió… ¡Lo vamos a tirar!

A un par de días del 8M, quiero pensar que —por primera vez— la mayoría de lxs mexicanxs ha entendido que este no es un día de celebración y felicitaciones (sexistas) para decirnos cuánto iluminamos sus vidas, pues no les ha quedado de otra más que prestar atención a nuestro hartazgo, rabia, tristeza y, sobre todo, a nuestras exigencias.

Este año, además de la marcha feminista y verde, SIEMPRE VERDE, la colectiva veracruzana “Brujas del Mar” convocó a las mujeres del país a #UnDíaSinNosotras el lunes 9 de marzo para protestar contra la violencia machista que día a día ha permitido que los hombres (bajo gobierno panista, priísta o morenista) nos acosen, nos golpeen, nos violen y nos asesinen impunemente.

El eco de este llamado ha sido brutal. Miles nos sumaremos al paro nacional de mujeres para demostrar el impacto económico y social que tendría nuestra ausencia en el trabajo, en la escuela o en la casa, pues históricamente se ha ninguneado nuestra aportación a la economía y, también, se nos ha violentado desde ahí al pagarnos menos, cobrarnos más (sí, googlea el “impuesto rosa”), discriminarnos, darnos condiciones laborales precarias o peleadas con nuestra vida personal, y un largo etcétera.

Lo que se espera es que tooodas las personas que creen que se trata de una lucha entre malos y buenos y no de violencia de género (ajá, tu tío, tu abuelita, tu vecino, o incluso TÚ) reflexionen y comprendan que todavía falta muuucho para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, tanto en lo público como en lo privado. Que nuestra ausencia vislumbre los estereotipos que persisten y que se relacionan directamente con la violencia que se ejerce hacia nosotras.

Suena utópico que este paro haga que todos esos amigos y amigas se den cuenta y de una vez por todas reconozcan que sí existe el machismo, que la solución no es el “igualismo”, sino el feminismo, y que, si no se unen, pues tampoco les estamos pidiendo permiso… Sin embargo, sí puede ocurrir. Hace veinte años, las mujeres de Islandia paralizaron a su país: se cerraron bancos, tiendas, escuelas, guarderías, etc., porque ellas salieron a las calles a cantar, dar discursos y hablar sobre todo lo que se podía hacer, mientras los hombres se encargaban de todos los trabajos que ellas hacían, incluyendo el cuidado de sus bendiciones, y claro que las cosas cambiaron.

Para Vigdis Finnbogadottir, quien se convirtió en la segunda presidenta electa en el mundo tras este paro (ah sí, fue uno de los logros) ese día es considerado el precedente de la emancipación de las islandesas, pues consiguió unir a mujeres de todos los estratos sociales y políticos para exigir igualdad. También dice que, aunque a los hombres en un principio les pareció un chiste, al final “se dieron cuenta” y reconocieron que las mujeres son un imprescindible pilar para la sociedad.

Como ya es costumbre en Feministlán, se ha debatido mucho sobre cómo debería hacerse el paro. Hay quienes piden que no se nos vea en las calles, que no nos juntemos con nuestras amigas, que estemos en casa (sin caer en la tentación de lavar los trastes), que no prendamos ni la televisión. Hay quienes se rehúsan a encerrarse y quieren que tomemos el espacio público para reunirnos entre mujeres, dialogar, comer, y apapacharnos. Por supuesto también están quienes no podrán parar y, en su lugar, portarán una prenda morada a donde vayan *si traen un pañuelo celeste estrellado, no les crean, no son feministas, son oportunistas antiderechos.

Creo que lo importante es que cada quien pare a su manera y dentro de sus posibilidades, ya para la próxima tendremos más tiempo para organizarnos. Lo que queda claro es que no vamos a ceder. No importa cuántos paros, cuántas marchas, cuántas paredes, cuánto fuego o cuánta diamantina se necesite, ya se les dijo y se les repite: no se va a caer, lo vamos a tirar.

Abril Juárez es comunicóloga, feminista y queretana. Amante de los yorkies.

 

 


6 marzo 2020


¿Te gustó este artículo?

GIRE es una organización sin fines de lucro.
Súmate con un donativo deducible de impuestos