Consulta nuestra base de datos

Argentina: es ley

enero 18, 2021

La despenalización del aborto en Argentina reafirmó que la lucha por los derechos de las mujeres es una carrera de largo aliento que puede y debe ser sostenida en colaboración y reconocimiento de lo que nos atraviesa a todas: la búsqueda de libertad y de justicia.

Impulsoras y protagonistas del cambio, las mujeres en Argentina ganaron e hicieron historia. Con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención, el Senado aprobó el 30 de diciembre de 2020 el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que permite a las mujeres acceder a un aborto libre, gratuito y seguro hasta la semana 14 de gestación.

Argentina se suma a Guyana, Cuba y Uruguay en el empuje de cambios legislativos a favor de la libertad de las mujeres para interrumpir un embarazo de manera voluntaria. Aunque en los demás países de la región existen restricciones parciales o totales, nos alegramos inmensamente por el trabajo que durante años han realizado las compañeras argentinas y creemos aún más en la posibilidad de que los derechos reproductivos serán reconocidos y garantizados en toda América Latina.

Ellas nos han enseñado la importancia y eficacia del movimiento interseccional e intergeneracional, y nos han llevado a comprender que el trabajo organizado y colaborativo junto con el entusiasmo, fuerza e ímpetu en diversos espacios –calles, parques, medios de comunicación, escuelas, redes sociales– y desde distintos frentes –académico, cultural, social, artístico, etcétera– convierten la lucha por los derechos de las mujeres en victoria.

Dejando de lado el caduco debate sobre aborto sí o aborto no, Argentina puso sobre la mesa el reclamo de justicia y nos dejó más claro que garantizar las maternidades elegidas es un asunto no sólo de salud pública sino de justicia social. La penalización del aborto castiga en mayor medida a quienes viven en condiciones de vulnerabilidad por factores como raza, etnia, clase social o nivel educativo. Tanto en México como en el mundo las mujeres en condiciones de mayor marginalidad tienen más probabilidades de someterse a un aborto inseguro que aquellas con más recursos económicos, que pueden pagar abortos seguros incluso en contextos legalmente restrictivos.

El desconcertante y doloroso 2020 cerró con brillantina verde. La despenalización del aborto en Argentina reafirmó que la lucha por los derechos de las mujeres es una carrera de largo aliento que puede y debe ser sostenida en colaboración y reconocimiento de lo que nos atraviesa a todas: la búsqueda de libertad y de justicia.

Aun cuando el contexto actual no nos permite tomarnos de las manos y juntas salir a las calles, seguimos trabajando articuladas para lograr que los derechos reproductivos sean una realidad para cada mujer. La contundente victoria que las compañeras argentinas nos han regalado renueva y robustece nuestro impulso libertario. La inspiración se ha convertido en certeza: unidas podemos más.

Gracias a ellas sabemos que las alianzas, el debate público y la diversificación de voces son indispensables para avanzar en la lucha por la ampliación de derechos. En México, la marea verde se ha extendido y continúa haciendo olas a favor de la libertad y autonomía de las mujeres. El movimiento feminista por la despenalización del aborto es cada vez más un grito unificado por el aborto legal. Hemos llevado la causa del pañuelo verde a conciertos y festivales de música, sesiones abiertas en el Congreso y otros grandes eventos para darle mayor visibilidad; activistas, políticos y artistas conocidos han portado el pañuelo con orgullo.

Con entusiasmo vemos que la marea iniciada por las compañeras argentinas avanza en la región e inspira más cambios, como ocurre en Chile, que ha comenzado la discusión del proyecto de ley para despenalizar el aborto dentro de las primeras 14 semanas de gestación. Este país ha sido escenario de efervescentes protestas protagonizadas por mujeres; aquí surgió la convocatoria para replicar el performance “Un violador en tu camino” del colectivo Las Tesis, una iniciativa que logró eco en muchas ciudades del mundo, entre ellas CDMX, y le dio voz y cauce al hartazgo por la violencia en contra de las mujeres.

Desde GIRE y junto a las colectivas y organizaciones que trabajan por la justicia reproductiva, honramos la libertad que las compañeras argentinas nos han heredado. Nuestra lucha por el aborto legal, seguro y gratuito hoy por hoy se llena de orgullo, fuerza y reconocimiento de lo que hemos logrado y lo mucho que podremos lograr juntas. Seguiremos trabajando para empujar cambios legislativos y culturales que abonen a la transformación de la vida de las mujeres y a conseguir #AbortoLegalParaTodoMéxico.

Gracias, Argentina, y #QueSubaLaMarea.

@GIRE_mx

Compartir:

Artículos relacionados

El debate en la Corte sobre gestación subrogada II

Justicia reproductiva a 10 años de la reforma de derechos humanos

El debate en la Corte sobre gestación subrogada

La esterilización no consentida constituye violencia obstétrica