Consulta nuestra base de datos

Carpetazo a la violencia obstétrica

julio 15, 2016

Irma acudió al Centro de Salud Rural del municipio San Felipe Jalapa de Díaz, estaba lista para dar a luz, sin embargo se le negó la atención pues no había personal médico que la atendiera. Irma dio a luz en el patio del Centro de Salud, era el 2 de octubre de 2013. Una de las vecinas tomó una foto del momento en el que su recién nacido se golpeó en el césped. La foto llegó a las redes sociales, de ahí a las portadas de los periódicos nacionales y se convirtió en titular internacional. El día de hoy no sólo el Hospital de la comunidad jamás fue puesto en marcha, sino que el Centro de Salud está en paro. Pese a eso, el pasado 10 de mayo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) decidió dar por cumplida la recomendación que emitió por las violaciones a los derechos humanos de Irma.

El caso de Irma se convirtió en una llamada de atención nacional para poner el tema de la violencia obstétrica en la opinión pública, y una llamada de atención a un sistema de salud en crisis que es incapaz de atender adecuadamente la demanda de servicios de salud reproductiva. A partir de entonces la prensa nacional ha dado mayor visibilidad a los casos de violencia obstétrica que se viven en el país. Tomadores de decisiones y organismos autónomos de protección de los derechos humanos han reaccionado a esta demanda.

La CNDH emitió la recomendación 1/2014 a las autoridades de Oaxaca por el caso de Irma, en ella reconoce que “[…] las víctimas tienen derecho a una atención médica digna, oportuna y de calidad, en las mejores condiciones posibles, por lo que se deben adoptar las medidas suficientes para prever que eventos como los (de Irma), vuelvan a tener lugar, pues […] en el caso concreto, la responsabilidad institucional versó sobre la inadecuada atención médica, que implicó falta de probidad y deber de cuidado en la prestación del servicio público de salud […]”.

La recomendación tiene cinco puntos recomendatorios: Que se repare el daño a Irma y a su recién nacido; que en la jurisdicción sanitaria se diseñen e impartan programas integrales de educación y capacitación en materia de Derechos Humanos y protección de la salud; que se giren instrucciones para que el personal médico acredite la actualización, experiencia y conocimientos para brindar un servicio médico adecuado y profesional; y, que se colabore en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos.

El gobierno de Oaxaca reconoció su responsabilidad por la falta de atención médica adecuada hacia Irma, y firmó un acuerdo asumiendo una serie de compromisos con ella y con las mujeres oaxaqueñas. Sin embargo, tal como lo comprobó GIRE en múltiples visitas a Irma, el pueblo de San Felipe Jalapa de Díaz, desde hace dos años, no cuenta con los servicios médicos del Centro de Salud Rural por paro de labores, y el Hospital sigue sin funcionar. Así que pese a que Irma, su hijo y toda su comunidad siguen sin contar con la adecuada atención médica, la CNDH decidió declarar la recomendación como cumplida totalmente, por parte de las autoridades de Oaxaca.

El organismo autónomo al declarar como cumplida la recomendación el 10 de jayo de este año, justo después de que Irma dio su testimonio ante las expertas del Tribunal Simbólico, envía el expediente al archivo. Dificultando con esto su consulta y por lo tanto el derecho de la víctima a conocer la actuación del gobierno de Oaxaca y de la Comisión en su defensa. Ya en enero la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas había expresado su preocupación sobre el cumplimiento parcial de la recomendación: “[…] dicha situación redunda en un menoscabo de los derechos a la atención, la justicia y la reparación integral de cualquier persona en situación de víctima, por lo que insta a las autoridades competentes a resarcir la vulneración de los derechos transgredidos”.

La CNDH tiene la obligación moral de responder a Irma sobre por qué considera que se ha cumplido satisfactoriamente la recomendación cuando ni Irma ni su hijo ni su comunidad pueden acceder a una adecuada atención a su salud.

 

Compartir:

Artículos relacionados

El debate en la Corte sobre gestación subrogada II

Justicia reproductiva a 10 años de la reforma de derechos humanos

El debate en la Corte sobre gestación subrogada

La esterilización no consentida constituye violencia obstétrica