Consulta nuestra base de datos

La cultura pop y la realidad distópica en EUA

mayo 29, 2017

Por: Antonina Weber 

Como si imitaran el arte, las mujeres de Texas y Missouri se vistieron recientemente con las túnicas rojas usadas por los personajes de The Handmaid’s Tale (Margaret Atwood, 1985) para protestar por las nuevas iniciativas contra el aborto. Las manifestantes, con letreros que decían: “No dejes que Missouri se convierta en Galaad”, emplean la cultura popular para señalar que los derechos reproductivos de las mujeres y el menguante acceso al aborto son más similares a una ficción distópica que a la vida real.

La situación actual es territorio desconocido para la mayoría de las mujeres menores de 40 años. Y para aquellas que recuerdan la vida antes de la decisión de Roe vs. Wade en 1973, que reconoció el aborto como un derecho constitucional, estos tiempos son más parecidos a una pesadilla. Como ciudadana de los Estados Unidos que vive en México y observa la situación desde una perspectiva externa, es como ser forzada a ver una película de terror donde sabes lo que va a pasar y quisiera gritar a la pantalla “¡No firmes la nueva iniciativa de salud! ¡Miles de mujeres morirán!”.

Se supone que los funcionarios del gobierno representan el interés superior de sus constituyentes (la mitad, mujeres), pero pareciera que los legisladores están tomando decisiones deliberadas que afectan negativamente la vida de las mujeres. Por ejemplo, a fines de mayo, la Legislatura dirigida por los republicanos en Iowa votó por recortar el financiamiento estatal para Planned Parenthood, lo que resultó en el cierre de doce clínicas. Al mismo tiempo, estos legisladores acordaron entregar millones de dólares de dinero federal para crear un programa estatal de planificación familiar que excluya clínicas que ofrecen servicios de aborto. El nuevo programa estatal de planificación familiar costará al estado cerca de 3 millones de dólares: diez veces más que lo que el estado pagó antes con la ayuda del gobierno federal.

Estas decisiones vengativas que los legisladores estadounidenses han tomado con respecto a la salud reproductiva de las mujeres, han tenido una creciente respuesta por parte de la cultura popular. Es probable que el lanzamiento de la nueva serie del sitio web Hulu, basada en The Handmaid’s Tale estuviera planeado para antes de las elecciones en noviembre de 2016. Sin embargo, resulta sorprendente que rescataran la historia de Atwood justo en este momento histórico.

Al mismo tiempo, algunos comediantes populares están aprovechando la situación y utilizan los acontecimientos actuales como material. Una de las voces más importantes hoy en día es Samantha Bee con su programa de televisión, Full Frontal. Como una de las únicas comediantes femeninas con un programa de televisión, Bee representa una perspectiva feminista importante, pues habla abiertamente sobre temas como el aborto y la salud reproductiva de las mujeres.

En medio de estos tiempos difíciles, quizá lo único rescatable es que los temas relacionados con la salud de las mujeres han cobrado relevancia. Aunque gran parte de la prensa todavía habla negativamente del aborto, es importante que se discuta para enfrentar el estigma y los conceptos erróneos. Como técnica de resistencia, los actores populares, los programas de televisión, los comediantes y todos los ciudadanos tienen la responsabilidad de abordar estas cuestiones de manera pública, para demostrar que no aceptarán un mundo distópico en el que se niega a las mujeres los servicios básicos de salud reproductiva.

Compartir:

Artículos relacionados

Las parceras por una Causa Justa

Aborto por violación y reparación integral del daño

Justicia reproductiva: una década de avances y pendientes

Margarita: ocho años en búsqueda de justicia