Consulta nuestra base de datos

Nos vemos en la lucha

febrero 2, 2021

Durante este año en el que la desigualdad se ha exacerbado y la contingencia sanitaria ha impactado profundamente y de manera diferenciada a mujeres de distintas poblaciones, hemos constatamos la potencia de nuestros vínculos de cooperación con organizaciones locales para fortalecer la labor de incidencia.

2020 fue un año de grandes desafíos que nos permitieron darnos cuenta de nuestras fortalezas como organización. Durante este tiempo de contingencia sanitaria nos hemos adaptado a los cambios con profesionalismo, priorizando el cuidado de quienes integramos GIRE, así como de las personas y comunidades que acompañamos. Gracias a quienes confían en nosotras y apoyan nuestro trabajo, continuamos la lucha por la justicia reproductiva con dedicación y entusiasmo.

Las movilizaciones feministas profundizaron nuestra convicción de que juntas somos más fuertes. La marcha del 8 de marzo, así como el paro nacional de mujeres al día siguiente, confirmaron que la exigencia por nuestros derechos es más vigente que nunca. El pañuelo verde, símbolo de autonomía y libertad, abrazó la causa en contra de la violencia de género. Las protestas inundaron las calles con mayor impulso. Conforme el reiterado desdén de las autoridades devino marca del sexenio, el dolor de mujeres y familiares víctimas de violaciones a derechos humanos se transformó en rabia, agudizando el clamor por la seguridad y la garantía de una vida libre de violencia.

El hartazgo por las injusticias y la desigualdad tuvo diversas expresiones que, lejos de ser escuchadas y atendidas, fueron descalificadas por quienes han faltado al mandato de garantizar la vida de mujeres, niñas y adolescentes. Además del sinfín de acciones y omisiones cuyo sello ha sido la falta de entendimiento y empatía con las víctimas, la legítima exigencia de justicia no ha obtenido respuestas por parte del Estado.

El presidente decidió recortar 75% del presupuesto destinado al Poder Ejecutivo Federal, afectando, entre otros, a fideicomisos públicos e instituciones que son de gran trascendencia para las víctimas de violaciones a derechos humanos. Producto de estas medidas de austeridad, el trabajo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas se vio obstaculizado, dejando a más de 34 mil víctimas en indefensión y sin acceso a la justicia y a la reparación integral.

La pandemia por COVID-19 sorprendió al mundo entero. En GIRE aprendimos a realizar nuestras actividades de manera remota porque la justicia reproductiva nunca estuvo en cuarentena. A pesar del miedo, las pérdidas y la incertidumbre realizamos nuestras labores sin parar. Adecuamos nuestro protocolo de acompañamiento a fin de reducir los riesgos, y fortalecimos las alianzas con abogadas en las entidades federativas y con proveedores de servicios de salud. Aun con la suspensión de entrevistas presenciales, la reconversión de hospitales y el cierre de los juzgados federales y otras instituciones, brindamos acompañamiento a mujeres y familias que vieron vulnerados sus derechos humanos.

Sin duda 2020 trajo, además de enormes retos, invaluables aprendizajes. Creamos nuevas formas de encontrarnos con quienes trabajan por la libertad y la justicia, con la certeza de que juntas podremos hacerle frente a este contexto marcado por la incertidumbre. Durante este año en el que la desigualdad se ha exacerbado y la contingencia sanitaria ha impactado profundamente y de manera diferenciada a mujeres de distintas poblaciones, hemos constatamos la potencia de nuestros vínculos de cooperación con organizaciones locales para fortalecer la labor de incidencia.

Gracias al fortalecimiento de nuestras alianzas pudimos dar seguimiento a los obstáculos para la garantía y el ejercicio de los derechos, así como visibilizar las contribuciones de las organizaciones de la sociedad civil para la creación de contextos que permitan a las mujeres tomar decisiones y definir sus proyectos de vida en libertad. Asimismo, corroboramos el valor de nuestras estrategias de comunicación, sacando mayor provecho de las redes sociales y otras herramientas que tenemos a la mano para amplificar nuestra voz en coyunturas sociopolíticas en torno a la pandemia y su afectación en temas de género y salud reproductiva.

Hoy, con orgullo y satisfacción, les compartimos el alcance de nuestro trabajo, agradeciendo siempre su apoyo y compañía. A la distancia, pero articuladas, seguimos en la lucha para lograr un México más justo e igualitario. Nuestro informe 2020 está disponible aquí. Deseamos que el fruto de nuestra labor se sume al de todas y cada una de las personas, colectivas y organizaciones de la sociedad civil que durante el 2020 entregaron su talento y experiencia a la defensa de los derechos humanos y la justicia.

#NosVemosEnLaLucha

Compartir:

Artículos relacionados

El debate en la Corte sobre gestación subrogada II

Justicia reproductiva a 10 años de la reforma de derechos humanos

El debate en la Corte sobre gestación subrogada

La esterilización no consentida constituye violencia obstétrica