Consulta nuestra base de datos

¿Qué sigue después de una violación a los derechos reproductivos?

febrero 17, 2020

Los derechos reproductivos son derechos humanos y, por lo tanto, una vez que ha sido declarada su violación lo que sigue es poner en marcha un proceso de reparación integral, en donde el Estado restituya los derechos que fueron vulnerados.

Existe una serie de medidas y estándares a nivel nacional e internacional que permiten que esto sea posible. Pocos años después de haber reconocido a nivel constitucional y de manera expresa las obligaciones del Estado en materia de protección de los derechos humanos, a principios de 2013 se publicó la Ley General de Víctimas (LGV), en virtud de la cual se estableció un sistema nacional de atención a víctimas del delito y de violaciones a derechos humanos a cargo de autoridades federales y locales, y el reconocimiento de una serie de medidas de reparación integral.

De acuerdo con la LGV, la reparación integral contempla una variedad de acciones que las autoridades están obligadas a realizar, dependiendo del caso en concreto, tales como brindar rehabilitación física, psicológica o social; otorgar una compensación por los daños materiales y morales sufridos; dar a conocer los resultados de los procesos de investigación y eventual sanción de los servidores públicos responsables; ofrecer disculpas por las violaciones a los derechos humanos cometidas, y establecer políticas públicas para evitar que los hechos violatorios se repitan.

Como parte del trabajo de GIRE en el acompañamiento de mujeres y familias que han visto violentados sus derechos reproductivos, los procesos de reparación integral han sido una oportunidad para acercar la justicia a mujeres como Marimar y Fernanda, a quienes se les negó el acceso a un aborto seguro a pesar de que sus embarazos fueron producto de una violación sexual; y a familias como la de Susana, quien murió después del nacimiento de su segunda hija por causas prevenibles debido a la deficiente atención que se le brindó en un hospital de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Cumplir con la Constitución y la normatividad en materia de ayuda, asistencia y reparación a víctimas es una obligación de las autoridades federales y locales. Los familiares de una víctima de violaciones a derechos humanos, como en los casos de muerte materna, tienen derecho al reconocimiento de su calidad de víctimas y a ser reparados de manera integral, para que tengan acceso a la justicia y puedan restablecer —en la medida de lo posible— el proyecto de vida previo a las violaciones a sus derechos humanos.

A través de estos procesos, GIRE ha contribuido en la construcción de estándares de reparación integral por violaciones a los derechos reproductivos: en el caso de Susana, por primera vez en México se logró que el Estado ofreciera una disculpa pública por un caso de muerte materna, entendido como una violación a los derechos humanos de Susana y su familia. En el caso de Marimar, por primera vez se establecieron parámetros basados en la jurisprudencia interamericana para el cálculo de las compensaciones por los daños materiales e inmateriales que ella y su familia sufrieron.

Aún falta mucho para lograr que, con la implementación de medidas de no repetición, hechos como los que enfrentaron Marimar, Fernanda, Susana y sus respectivas familias no vuelvan a suceder. Lo que ellas y sus familias pretenden es evitar, a través del cumplimiento de las medidas de no repetición, que otras personas vivan lo que ellas sufrieron, precisamente porque conocen el grado de sufrimiento y han vivido el proceso de búsqueda de justicia, que suele ser lento y desgastante y va ligado a la necesidad de conocer las sanciones administrativas y judiciales para las autoridades responsables de las violaciones cometidas.

Al acompañar a mujeres y familias en la búsqueda de justicia reproductiva es primordial no perder de vista la obligación del Estado de reparar integralmente a las víctimas. Asimismo, es importante considerar que un aspecto fundamental de la reparación integral es que sus efectos se extiendan más allá de la víctima concreta, con la finalidad de eliminar los efectos de las violaciones a derechos humanos y transformar las circunstancias que las originaron.

@GIRE_mx

Compartir:

Artículos relacionados

Reparación integral: una obligación del Estado mexicano

Crónica de avances poblanos en torno al aborto

Romper la Border: aborto legal en Baja California

Una oportunidad perdida