Consulta nuestra base de datos

Contra la homofobia, lesbofobia, transfobia y bifobia

mayo 17, 2021

Durante la pandemia, las personas lesbianas, gay, bisexuales y trans, víctimas de violencia y discriminación por su orientación sexual, expresión o identidad de género, se han visto gravemente afectadas: su acceso a la justicia y a la protección ha sido poco o nulo.

La discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género se ha recrudecido durante la pandemia por COVID-19. Las personas que se identifican como lesbianas, gay, bisexuales, trans, intersexuales o no binarias enfrentan barreras en el acceso a derechos como educación, salud, empleo y una vida libre de violencia, entre otros.

Para hacer frente al miedo, los prejuicios y la ignorancia, cada 17 de mayo se llevan a cabo acciones reivindicativas de los derechos humanos de las personas cuyas preferencias sexuales son subversivas a la heterocisnormatividad obligatoria. “Juntxs: ¡resistiendo, apoyando, sanando!” es el lema elegido para conmemorar en 2021 el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

Homofobia se refiere al rechazo o discriminación de la cual son víctimas las personas cuya preferencia sexual discrepa de los gustos que tanto la sociedad como la religión han impuesto. La lesbofobia, incluye esto mismo, pero con las experiencias particulares de este grupo. Transfobia se define como la falta de aceptación frente a las personas transgénero y, la bifobia con respecto a las bisexuales.

En 2004, la ONU proclamó el 17 de mayo como el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y la Bifobia en conmemoración del día en que la OMS eliminó la homosexualidad de la clasificación internacional de enfermedades mentales (17 de mayo de 1990). Desde entonces, ha sido arduo el recorrido de las personas de la comunidad LGBTIQA+ para enfrentar el acoso, la tortura, las detenciones arbitrarias y los asesinatos en todo el mundo.

A pesar de que ha habido avances en la protección de las personas de la comunidad LGBTIQA+, como la despenalización de las relaciones homosexuales en la India, en la actualidad, la homosexualidad sigue siendo un delito en más de 70 países, y se castiga con la pena de muerte en 11 de ellos.

Entre los numerosos efectos de la pandemia por COVID-19 se encuentra el aumento de las situaciones de vulnerabilidad en que viven las personas de la comunidad LGBTIQA+. La discriminación y las barreras estructurales que enfrentan tienen un impacto directo en el acceso, la calidad y la disponibilidad de la atención médica que reciben. Aun cuando existe el Protocolo para el Acceso sin Discriminación a la Prestación de Servicios de Atención Médica de las personas LGBTTTI, según la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2019, 76% de la población encuestada señaló que el personal médico la ha hecho sentir incómoda, y casi la mitad ha optado por ocultar su orientación o identidad de género durante la atención médica.

Lo anterior resulta preocupante porque –en el contexto de la pandemia– podría tener efectos en el trato que reciban quienes presenten síntomas graves y deban acudir a los servicios de salud, o podría inhibir que –por temor a ser discriminadas o violentadas– las personas acudan a los servicios de salud o compartan información relevante para recibir un tratamiento médico adecuado.

De acuerdo con el Informe de crímenes de odio contra personas LGBT en México, durante la pandemia –que ha exacerbado las desigualdades sociales prevalecientes en nuestro país– las personas lesbianas, gay, bisexuales y trans, víctimas de violencia y discriminación por su orientación sexual, expresión o identidad de género, se han visto gravemente afectadas: su acceso a la justicia y a la protección ha sido poco o nulo.

Durante 2020, según los registros de las organizaciones integrantes del Observatorio Nacional de Crímenes contra Personas LGBT, en diez entidades (Baja California, Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Puebla y Veracruz) se reportaron 43 asesinatos, y la Ciudad de México fue donde más casos ocurrieron.

En México no hay un registro oficial sobre los crímenes de odio por motivos de orientación sexual o identidad de género, por lo que el trabajo del Observatorio Nacional es de gran relevancia y resulta necesario señalar, además, que por cada registro hay tres casos que quedan invisibilizados.

Desde GIRE instamos a que todos los días sean días contra la homofobia, la lesbofobia, la bifobia y la transfobia, y a trabajar colectivamente para eliminar los prejuicios, estereotipos y estigmas que afectan a las personas de la comunidad LGBTIQA+.

Conmemoremos el 17 de mayo y alcemos la voz para que los casos de discriminación y violencia por identificarse como lesbianas, gay, bisexuales, trans, intersexuales o no binarixs no queden invisibilizados.

Compartir:

Artículos relacionados

El debate en la Corte sobre gestación subrogada II

Justicia reproductiva a 10 años de la reforma de derechos humanos

El debate en la Corte sobre gestación subrogada

La esterilización no consentida constituye violencia obstétrica